Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

Tome un periódico o encienda el televisor y las noticias son las mismas – el Producto Interno Bruto de los Estados Unidos ha tenido su baja más grande desde 1982. En enero se tuvo la peor pérdida de empleos desde los 70’s, y la confianza del consumidor llegó al punto más bajo en 25 años. Y la pregunta a hacer es ¿qué quiere decir todo esto, y como es que llegamos aquí?

Como muchos otros, quizá has tardado en tratar de entender realmente la economía. Quizá solo últimamente has tenido deseos de saber lo que quieren decir el GDP o el CPI, o darle una segunda mirada a conceptos como el de seguridades apoyadas por hipotecas, y obligaciones de deuda garantizadas. ¿Son acaso esas las razones por el problema en que nos encontramos? Lo curioso de la educación sobre la economía es que parece variar en proporción inversa al estado de la economía. En otras palabras, cuando la economía sufre, el interés en la economía aumenta.

Y, ¿qué es “la economía”? ¿Que la hace funcionar? Y, ¿por qué nos deberíamos preocupar? El ensayista e historiador escocés Thomas Carlyle una vez llamó a la economía “la ciencia desolada”, una frase con la que muchos nos identificamos al habernos quedado dormidos en frente de pizarras llenas de gráficos de oferta y demanda.

Sin embargo, la economía tiene mucho más que ver con la gente, que con gráficas y números y descifrada se torna de hecho en un tema bastante interesante. El economista americano Gary Becker dijo que la economía era “el arte de obtener lo mejor en la vida,” lo cual se acerca mucho más al meollo del asunto.

La economía se trata de la escasez y las decisiones que tomamos debido a eso. Se trata de el hecho de que no hay suficiente de algo – recursos, tiempo, “cosas”. Y como no todos podemos tener todo lo que quisieramos, entonces tenemos que tomar decisiones sobre como usar nuestro tiempo y recursos para obtener el mejor beneficio de ellos, lo máximo por nuestro esfuerzo. Eso es la economía.

La idea de escasez es un concepto básico, y uno que es clave para poder entender la economía. Digamos que nos encantan las aceitunas negras, pero por alguna razón (quizá debido al calentamiento global) hay escasez de aceitunas negras este año. No hay suficientes aceitunas par panes, ensaladas, pizas, etc.

Entonces, ¿qué pasa con el precio de las aceitunas? Si mucha gente quiere aceitunas, su precio se va a incrementar. Esto es lo mismo que pasa, por ejemplo, cuando los países productores de petróleo reducen su producción; como la oferta de petróleo baja y la demanda se mantiene alta, la consecuencia es un aumento en el precio del petróleo.

Ahora, digamos que tú eres un granjero que planta higos, pero igual puedes cultivar aceitunas. Debido al resultado de la economía quizá decidas hacerlo ya que ganarías más dinero con las aceitunas. Y por eso es que la economía es más acerca de la gente que de los gráficos.

De alguna forma u otra, todos cultivamos higos – todos tomamos decisiones diariamente sobre aquello a lo que le damos valor, a quién queremos que nos represente, y cual es la mejor forma de usar nuestros recursos. Si la economía en su esencia es la suma de todas nuestras elecciones, entonces quizá deberíamos esforzarnos en tomar las mejores decisiones posibles. Mantente en sintonía aquí para recibir cada semana partes de Economía 101, en las que descifraremos los puntos básicos de la economía en una forma clara y simple. Sin gráficos, te prometo.

Compartir

Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.