facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Recursos para el Coronavirus (COVID-19)

Encuentra recursos relacionados con la salud, la seguridad, la educación y la banca para proteger tu salud y tus finanzas.

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

June 13, 2014

El 1 de junio comienza la temporada de huracanes. Mientras tanto, en gran parte del oeste estadounidense, las grandes sequías han aumentado significativamente el peligro de que se produzcan incendios forestales durante el verano. Y no nos olvidemos de las tormentas de nieve récord del invierno pasado –ni de la posibilidad permanente de que se produzcan terremotos, tornados, inundaciones y otros desastres naturales.

Estos eventos catastróficos son inevitables, mayormente imprevisibles y suelen suceder sin aviso. Si bien no siempre podemos predecir los desastres naturales, sí podemos prever sus posibles consecuencias, que pueden incluir la pérdida de propiedades, la interrupción del servicio de luz o agua y la escasez de alimentos y suministros.

Siéntese con su familiar y haga un plan para casos de desastres. Planificar con tiempo y saber lo que puede llegar a necesitar en circunstancias extremas, puede ahorrarle mucho tiempo, dinero y complicaciones.

La Agencia Federal de Administración de Emergencias (FEMA) (www.fema.gov) ofrece buenas sugerencias para desarrollar un plan familiar de emergencia, armar un kit de suministros de emergencia y aprender qué hacer antes, durante y después de una emergencia (desde un incendio en su casa hasta un ataque terrorista). También pueden ofrecer un plan de emergencia para las mascotas de la familia.

Estas son algunas ideas para el plan de emergencia que tal vez no se le hayan ocurrido:

  • Seleccione puntos de encuentro tanto dentro como fuera de su vecindario, donde su familia pueda reunirse después de una emergencia.
  • Elija a una persona (posiblemente fuera de su ciudad) a la que todos puedan contactar para enterarse de las novedades.
  • Asegúrese de que sus hijos sepan cómo escapar de la casa en caso de incendio.
  • Identifique y tenga preparado los artículos esenciales que necesitará para sobrevivir durante, por lo menos, tres días en caso de no recibir ayuda. Incluya gran cantidad de agua (al menos un galón por persona por día), alimentos no perecederos y medicamentos. No se olvide el agua y la comida de sus mascotas.
  • Tenga preparado un kit de emergencia con baterías, linterna, un radio a batería o con carga completa, tabletas purificadoras de agua, ropa, mantas, abrelatas, herramientas, papel higiénico, toallitas húmedas, bolsas de basura, cargador de celular solar, etc.
  • Si algún miembro de la familia recibe un tratamiento de soporte vital (ej. diálisis), identifique lugares de tratamiento alternativos en caso de que el suyo no funcione.
  • Lleve una foto suya con sus mascotas en caso de que deban separarse.
  • Guarde en un lugar seguro dinero en efectivo para casos de emergencia por si los cajeros automáticos no funcionan.

En caso de desastre, necesitará tener acceso a sus registros financieros y legales. Tome estas medidas ahora para asegurarse de poder acceder a ellos fácilmente cuando llegue el momento:

  • Haga un registro de todos los números de cuentas, números de emergencia, información de contacto y contraseñas de sus cuentas bancarias y de las tarjetas de crédito, préstamos, pólizas de seguro, servicios y otras cuentas importantes.
  • Actualícelo regularmente y guarde copias impresas en lugares seguros fuera de su casa, como una caja de seguridad o en casa de algún amigo de confianza que viva en otra área.
  • También puede enviarse a sí mismo la lista por correo electrónico en un archivo encriptado protegido por contraseña, guardarlo en un CD o pendrive, o usar un servicio de almacenamiento virtual al que pueda acceder desde cualquier conexión a Internet.
  • Haga copias en PDF de sus declaraciones fiscales, pólizas de seguro y documentos legales y guárdelas en otro lugar, al igual que en el caso anterior, por si sus computadoras se dañan. Haga también copias digitales de las fotos familiares que más aprecie, documentos y otros recuerdos que el dinero no pueda reemplazar.

Si alguna vez tiene que hacer un reclamo en su compañía de seguro o reclamar una deducción fiscal por bienes perdidos, robados o dañados, será mucho más fácil si tiene un inventario de todas sus cosas – incluso es mejor tener fotos o videos. Pruebe la aplicación de inventario doméstico del Instituto de Información de Seguros (www.iii.org), que es gratis y segura.

Además, investigue qué cubren y qué no cubren sus pólizas de seguro en caso de desastres naturales. Tal vez necesite contratar una cobertura adicional para los daños asociados con huracanes, tornados, terremotos y otras condiciones climáticas.

En resumen: tener un plan familiar de emergencia puede reducir el impacto en caso de desastre.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir