facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

February 26, 2016

¿Alguna vez ha pensado en crecer sus propias frutas y verduras en casa? Para los jardineros experimentados, los meses fríos son cuando se disparan sus imaginaciones; los catálogos de semillas parecen venir con el viento del ártico, acompañados por correos relacionados de accesorios de jardinería y ventas minoristas de equipo. Pero, ¿dónde pueden empezar los aficionados?

Aumento de ahorros de verano en el jardín

Para mantener un jardín como una alternativa financiera legítima a los alimentos comprados en el supermercado, es importante entender los costos subyacentes que esto implica. Algunos jardineros gastan una gran cantidad de dinero en herramientas elegantes, equipo, ropa de jardinería, fertilizantes o suministros de lujo, lo que suena contrario a la intuición de una alternativa para ahorrar dinero. La inversión en la jardinería doméstica requiere un gasto austero y un deseo de aprender—muy pocas personas acaban con la totalidad de su factura de productos frescos sin un poco de preparación, conocimiento y aún más importante, prueba y error.

Hay muchos estudios (http://www.garden.org/) de la cantidad de personas que están invirtiendo en jardines domésticos y de la comunidad, pero hay muy pocas directrices fiables sobre la cantidad de dinero que realmente puede ahorrar con la jardinería. Esto se debe a que es difícil generalizar los resultados basados en la geografía, el clima y los conjuntos de habilidades.

Sin embargo, si todavía quiere ensuciarse las manos, aquí hay algunos pasos generales que debe seguir antes de comenzar a excavar:

Coseche la mayor cantidad de conocimientos de la jardinería local como sea posible. La palabra “local” es muy importante. La planificación de un jardín comestible doméstico en un patio trasero soleado en la costa oeste es muy diferente a la plantación de una serie de vasijas de barro en una terraza del medio oeste. Comience con dar una mirada de cerca a su clima y a las condiciones de cultivo antes de comprar cualquier cosa.

Siembre solo lo que va a comer. Si usted desea un jardín de ensaladas, limítese a lechugas, que se pueden plantar y cosechar varias veces en una misma temporada. Quizás también quiera sembrar una planta de tomate o dos. Si por lo general usted compra grandes cantidades de una verdura en particular, trate de cultivar esa primero. Cuanto más quiera comer la comida que está plantando, más interés tendrá en volverlo un éxito.

Mantenga su primer esfuerzo lo más barato posible. Por lo general, la forma más barata para cultivar plantas es a partir de las semillas que usted empieza a crecer bajo techo. Algunas personas tienen luces especiales y estanterías para comenzar la siembra de semillas, pero si usted está planeando tener solo unas plantas, lo mejor es comenzar recatadamente. Consulte con los expertos acerca de la forma más eficaz y moderada para comenzar las plantas que desea de semillas en casa y establecer un programa de crecimiento que culmina en plantaciones reales al aire libre. A veces es mejor quedarse con unas pocas herramientas prestadas o compradas en ventas de garaje y envases reciclados que funcionan muy bien para la siembra y el drenaje.

Siga su aprendizaje sobre la marcha. Cuando usted comienza con la jardinería, incluso si es solo en una vasija o dos donde está cultivando una planta desde la semilla, comience un diario de jardinería anual que detalla lo que usted ha comprado (con precios), lo que le ha funcionado bien, y todas aquellas preguntas y respuestas que ha recopilado a lo largo del camino. Es posible que incluso descubra plantas nuevas que desea cultivar el próximo año. Volver a leer su diario antes de comenzar su planificación de jardinería en invierno es una gran manera de dar forma a su crecimiento y las prioridades de cocina para el próximo año.

En resumidas cuentas: los alimentos de cosecha propia por lo general saben mejor por dos razones—porque son más frescos que cualquier cosa que usted puede comprar y usted siente el orgullo de crecerlas por sí mismo. Sin embargo, hacer un jardín comestible doméstico económico lleva conocimiento y la mínima inversión inicial posible.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir