facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

April 28, 2017

Después de la Gran Recesión, parecía que el uso extremo de cupones era un deportivo competitivo. Había programas en la tele con compradores armados con sus carpetas llenas de cupones y un conocimiento exhaustivo de las políticas de las tiendas y recibieron descuentos increíbles.

¿Puedes Usar Cupones sin Ser Extremo?

El uso extremo de cupones no es tan popular hoy en día, pero la Recesión le dió a mucha gente una apreciación del estilo de vida frugal. Y eso es bueno. Vivir de acuerdo a tus ganancias es un aspecto principal de buenos hábitos financieros y el uso de cupones puede ayudarte a lograr este objetivo. Sin embargo, así con la mayoría de las cosas, debes intentar encontrar un balance sano y buscar maneras de usar cupones sin ser extremo.

Haz lo máximo del uso de cupones. Ya sea en el supermercado comprando comestibles o sea una compra mayor, un descuento siempre te ayuda. Pero, ten cuidado que no compres productos que no necesites o no uses, solamente porque tienes un cupón o hay una oferta.

Alguna gente evita la tentación revisando los cupones después de tener las cosas en el carrito. Con un Smartphone en la mano, puedes buscar ahorros utilizando una app de ahorro mientras esperas para pagar.

Otra opción que requiere un poquito más tiempo y estrategia es planear tus comidas para toda la semana con anticipación. Puedes escribir una lista y tomar unos minutos buscando cupones aplicables antes de ir al supermercado. También es posible buscar los cupones disponibles y planear las comidas basadas en las ofertas.

No importa las tácticas que uses, el punto es ahorrar dinero en productos que vas a usar, no comprar solamente porque ofrecen descuentos.

Invierte el tiempo de acuerdo con los ahorros potenciales. El uso extremo de cupones requiere una inversión de tiempo que muchas veces no se compara a los ahorros potenciales. Si dedicas muchas horas buscando cupones y solamente ahorras $1.50, no vale la pena ni el tiempo.

Un método menos extremo es considerar los ahorros potenciales y dedicar una cierta cantidad de tiempo investigando los productos y buscando oportunidades de ahorrar. Mucha gente no toma este enfoque. Una encuesta realizada por Ipsos para Zillow en 2016 encontró que en promedio, la gente dedica ocho horas investigando hipotecas o la refinanciación de la hipoteca; once horas investigando una nueva camioneta o un nuevo auto; y cuatro horas investigando un nuevo teléfono, tableta o televisión. Casi la quinta parte de los encuestados dedicó una hora o menos comprando su hipoteca.

Aprender acerca de, y comparar opciones antes de hacer compras mayores, como una casa o un auto, tiene sentido. Cualquier cambio chiquito en la tasa de interés de tu hipoteca puede ahorrarte o costarte decenas de miles de dólares. La comparación de dos teléfonos nuevos podría ahorrarte cientos de dólares al comprarlo.

Los ahorros recurrentes más pequeños, tales como las compras de comestibles mencionadas antes, sin duda pueden ser significativos al largo plazo. Si ya tienes un método que funciona para ti, utilízalo. Asegúrate que recibas un buen retorno por el tiempo y esfuerzo que le dedicas.

Si encuentras alegría en el esfuerzo, está bien. Siempre hay excepciones y momentos que validan el uso extremo de cupones. Por ejemplo, hay alguna gente que ven su interés y práctica de usar cupones como un hobby, porque a ellos les da alegría buscar buenos tratos. Mientras la mayoría de los hobbys cuesta dinero – este es uno que lleva a ahorros.

También hay aquellos que usan cupones y reciben productos gratis y luego los donan a una caridad local. Eso es un ‘win-win’, para la gente que usa cupones y aquellos que necesitan los productos.

En Resumen: Aunque ahorrar dinero es importante, y puede ser divertido, no debes enfocarte en los ahorros potenciales y perder el propósito – gastar menos en lo que quieras o necesites. Si vas a invertir tu tiempo en algo para ahorrar dinero, asegúrate que recibas un buen retorno a la inversión.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir