facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

August 8, 2016

Si está pensando en tener a un profesional que lo ayude a administrar su dinero, considere buscar un asesor financiero –independientemente de sus ingresos. Nada puede reemplazar a los conocimientos financieros que uno tenga, pero un asesor profesional puede ayudarnos con nuestras metas financieras.

Cómo encontrar el asesor financiero correcto

Hay muchos tipos de asesores capacitados para ayudarlo con los diferentes aspectos de sus finanzas. Estos son algunos de los más comunes:

Consejeros financieros: trabajan junto a usted para ayudarlo a identificar sus metas y ofrecerle posibles soluciones a sus problemas financieros personales. Pueden ayudarlo a entender cuestiones monetarias complejas y mejorar la forma en que administra su dinero. Puede buscar un consejero profesional de finanzas o deudas que se ajuste a sus necesidades a través de organizaciones sin fines de lucro como la Asociación para el Asesoramiento, Planificación y Educación Financiera (AFCPE) o la Fundación Nacional para el Asesoramiento de Crédito (NFCC).

Asesores de inversiones: pueden ofrecer una amplia variedad de servicios, ya sea que se trate de ayudarlo a planificar su retiro o asesorarlo en la administración de sus inversiones. Cobran una tarifa plana o bien un porcentaje (generalmente el 1 por ciento) de los activos que administran. Para más información general sobre inversiones y productos de inversión, visite el sitio web para el inversor de la Comisión de Valores de EE.UU. (SEC).

Agentes o corredores de bolsa: hacen prácticamente lo mismo que los asesores de inversiones, pero es importante destacar que su trabajo consiste en persuadir a los clientes para que compren o vendan productos financieros como bonos, acciones y fondos cotizados (ETF). A diferencia de los asesores de inversiones, los agentes o corredores de bolsa cobran una comisión –cuantas más operaciones hagan, más cobrarán. Para más información sobre recursos y consejos para inversores, visite el sitio web de la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera (FINRA).

Asesores fiscales o preparadores de documentos fiscales: son expertos en leyes impositivas y trabajan para asegurarse de que todo esté en orden a la hora de presentar las declaraciones fiscales. Se aseguran de que el cliente pague lo que le corresponde, pero no más de lo que debe. Suelen cobrar por hora o una tarifa plana, dependiendo de cada servicio en particular. El sitio web oficial del Servicio de Renta Interna ofrece una guía detallada para elegir asesores fiscales y tiene foros para presentar quejas o denuncias ante cualquier problema.

Cuando haya decidido qué tipo de asesor financiero le conviene más, asegúrese de elegir al correcto teniendo en cuenta estos siete consejos:

  1. Verifique sus acreditaciones. Cuando su dinero está en juego, es crucial asegurarse de que su asesor sea un profesional acreditado y legítimo. Si está pensando en recurrir a un agente o corredor de bolsa, la FINRA tiene una herramienta de búsqueda que le permite ver los antecedentes laborales de los corredores, sus licencias, si hay alguna denuncia en su contra y más información. También puede buscar información sobre asesores de inversiones en el sitio web oficial de la SEC.
  2. Entienda las diferencias entre los asesores sujetos a la norma de diligencia fiduciaria y los sujetos a la norma de adecuación. Los asesores de inversiones sujetos a la norma de diligencia fiduciaria están legalmente obligados a defender los intereses de sus clientes. Los asesores registrados para ofrecer servicios bajo la norma de adecuación están obligados a elegir inversiones que sean adecuadas para sus clientes. Esto no quiere decir que los asesores sujetos a la norma de adecuación no sean una buena opción. Más allá de la norma a la que estén sujetos, los asesores honestos siempre trabajan para defender los intereses del cliente.
  3. Tenga en cuenta la forma en que cobran. Dependiendo del tipo de asesor, la forma en que se les paga por sus servicios puede ser un punto fundamental a tener en cuenta. Por ejemplo, la gente suele preferir a los asesores de inversiones que cobran una tarifa plana en lugar de los que cobran una comisión, ya que los que cobran comisión podrían optar por asesorar al cliente a que invierta en ciertas compañías, aun cuando ello no sea lo que más le convenga financieramente al cliente. Los asesores que cobran una tarifa suelen estar sujetos a la norma de diligencia fiduciaria, mientras que los que cobran comisión suelen trabajar bajo la norma de adecuación.
  4. Tenga una buena relación con su potencial asesor. Más allá de la competencia y honestidad, asegúrese de llevarse bien con su asesor financiero. Las finanzas personales pueden ser un tema sensible y estresante. Por eso, es bueno poder hablar abiertamente con el asesor cuando surgen problemas.
  5. Asegúrese de que los asesores trabajen con transparencia. Si bien lo ideal sería que nunca deba presentar una denuncia, es importante asegurarse de que los asesores con los que trabaje faciliten este procedimiento. El sitio web de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB) permite que los clientes que no hayan podido presentar una denuncia contra una compañía puedan hacerlo directamente en la base de datos de denuncias de la CFPB. Esta base de datos está abierta al público, por lo que también puede buscar las compañías con las que le interesa trabajar y verificar la credibilidad y confiabilidad de sus servicios.
  6. Vea si encaja en el perfil del “cliente típico”. Si decide contratar a un asesor de inversiones que suele trabajar con clientes adinerados y usted desea que le administre una cantidad de dinero mucho menor, tal vez no sea el asesor adecuado para usted. Pregunte a su potencial asesor para qué tipos de clientes trabaja y si tiene experiencia en administrar una cantidad de bienes similares a la suya.
  7. Decida qué calificaciones debería tener de acuerdo a sus necesidades. Dependiendo de lo que usted quiera obtener de su asesor, decida qué calificaciones debería tener y vea si coinciden con sus expectativas. Es importante verificar las acreditaciones –por ejemplo, los Planificadores Financieros Certificados (CFP) deben aprobar un examen sobre diferentes categorías financieras que van desde el retiro hasta impuestos. Para más información sobre acreditaciones financieras, consulte la lista completa y las explicaciones de las designaciones profesionales de la FINRA. Además, busque asesores que tengan años de experiencia trabajando para clientes.

En resumen: No es difícil conseguir un asesor financiero calificado, lo importante es encontrar al correcto para sus necesidades. Independientemente de sus ingresos, un buen asesor financiero puede facilitarle la vida y sugerirle cómo hacer crecer su dinero. Contratar al asesor incorrecto podría complicar su situación financiera. Por eso, investigue las opciones antes de asumir un compromiso.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir