facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

April 15, 2016

Es cierto –cuidar la salud realmente ahorra dinero.

Cómo llevar una vida sana dentro del presupuesto

Según una encuesta de Towers Watson (https://www.towerswatson.com/en-US/Press/2012/11/research-shows-prevention-is-key-to-reducing-health-care-costs-for-all-employees), los programas de bienestar para los empleados le ahorran a los empleadores un promedio de $100 por empleado en costos de atención médica. Por eso, si está decidido a llevar una vida sana, hágalo inteligentemente, investigue y tome decisiones bien pensadas durante todo el año. Estos son algunos consejos para empezar.

Primero, haga un poco de “trabajo pesado” con su presupuesto. Independientemente de sus metas, revise sus finanzas generales para ver lo que le podrían estar costando los malos hábitos de salud en términos de costos diarios o del impacto a largo plazo en sus cuentas médicas. Tal vez descubra que un plan de entrenamiento físico exitoso podría devolverle algunos cientos–y posiblemente miles—de dólares a su presupuesto.

Eliga un tipo de entrenamiento físico que le guste. Si de niño le gustaba nadar o correr, podría volver a hacerlo para retomar su rutina de entrenamiento. Retome sus hábitos de entrenamiento de a poco pero sin perder la constancia con actividades que le gusten. Si para eso tiene que ir a un gimnasio, pruebe varios y compare precios. Si ofrecen promociones especiales, lea la letra pequeña detenidamente y, si es possible, trate de escaparle a las membrecías a largo plazo.

No descarte los centros comunitarios. Averigüe qué actividades le ofrecen los centros comunitarios locales, que ya está pagando con sus impuestos. Los centros comunitarios son buenos recursos para tomar clases a muy bajo precio o incluso gratis. Se sorprenderá al ver cuántas canchas de tenis, piscinas y otros espacios recreativos públicos hay en su ciudad o vecindario. Además, aproveche los parques regionales, estatales o nacionales que tenga cerca. No hay mayor motivación para estar activo que salir al aire libre.

Busque compañeros. Seguramente los ha visto cuando sale a caminar o pasa con el auto por un parque u otras zonas de su cuidad –gente que corre, camina o baila junta. Unirse a un grupo que realiza actividades físicas no debería costarle dinero; además, se hace de nuevos amigos y es una buena forma de competir y mantenerse motivado.

No es necesario tener el equipo más moderno. A menos que necesite algún tipo de ropa o equipo específico por cuestiones de protección o seguridad, use lo que tiene en su ropero para ahorrar en su plan de entrenamiento. Concéntrese en mejorar su salud y no gaste de más. Fíjese metas de entrenamiento y prémiese con alguna compra a medida que las vaya alcanzando.

Modifique su forma de viajar. Si tiene acceso al transporte público, tome el ómnibus o el tren más seguido –verá que automáticamente camina más. Si usa el auto, estacione al final del estacionamiento para agregar un ejercicio corto y sin costo a su rutina diaria.

Prepárese sus propias comidas. Hacer ejercicio físico es importante para estar sano, pero comer bien puede ayudarlo a obtener resultados más rápidamente. Una de las formas más efectivas para mejorar una dieta –y ahorrar dinero al hacerlo—es preparar más comidas en casa y elegir opciones más sanas ya sea en casa o cuando come afuera (http://www.practicalmoneyskills.com/calculators/lunch/). Hay infinidad de recursos en las bibliotecas y en Internet para aprender a preparar comidas rápidas y saludables y aprender a comprar inteligentemente.

En resumen: Llevar una vida sana dentro del presupuesto no siempre implica añadir gastos. Hay muchas opciones económicas o gratuitas que le permiten cumplir con sus metas financieras y físicas en su vecindario, en el trabajo y en muchos otros lugares.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir