facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

July 4, 2016

Antes del colapso del mercado de vivienda de 2007, todos los proyectos de remodelación – independientemente de su costo – era un partido ganado. Hoy, reformar la casa es un juego completamente nuevo; por eso, tiene que analizar cuidadosamente cualquier posible proyecto de mejora que tenga previsto para su hogar.

Elija el proyecto adecuado para la reforma de su casa

Durante los últimos 14 años, el Informe de Costo vs. Valor anual de la revista Remodeling (http://www.remodeling.hw.net/cost-vs-value/2016/) ha llevado un seguimiento del costo de recuperación de los proyectos de remodelación a nivel nacional y también regional, porque el gusto local es importante. De acuerdo con las tendencias de las transacciones registradas en 2015, surgieron varias guías:

  • Apunte a cubrir sus costos. Antes del desastre hipotecario, la gente invertía mucho en sus viviendas y tenía un retorno sobre la inversión superior al 100 por ciento del gasto. En 2016, el costo y el retorno de la reventa de los proyectos enunciados en el informe arrojó un promedio de 64.4 por ciento para una vivienda vendida dentro del periodo de un año de realizadas las mejoras. Obtener ganancias a partir de una reforma no es algo garantizado, por ello, procure realizar trabajos de mejora que le permitan recuperar lo máximo posible del costo.
  • Trabajos de mejoras más pequeños centrados en lo esencial pueden dar mejores retornos. Diez años atrás, era una galería exterior de nivel o una cocina gourmet. Hoy, uno de los proyectos más populares son colocar puertas nuevas, lo cual puede costar poco menos de $500. Reemplazar una puerta de fibra de vidrio de alta calidad permitiría recuperar aproximadamente 82.3 por ciento del costo; reemplazar una puerta de garaje, más del 90 por ciento.
  • Mejore habitaciones y espacios, pero modestamente. Una remodelación menor de la cocina, con cambio de puertas en las alacenas, ferretería nueva e incorporación de uno o dos electrodomésticos de ahorro energético promedian un retorno sobre la inversión superior al 83 por ciento, en comparación con el 65 por ciento que generan los trabajos de mayor escala.

Después de analizar los promedios a nivel nacional y regional, deberá evaluar su situación particular, el mercado local de viviendas y el tipo de casa que se vende en su vecindario. Comencemos con las preguntas que debe hacerse:

  • ¿Qué clase de mejoras tienen sentido para mi vecindario? En general, son más valiosas las reformas externas que complementan las viviendas aledañas; por lo tanto, piense de qué manera un arreglo exterior sería adecuado teniendo en cuenta las demás casas de la cuadra. En cuanto a las reformas de interiores, mantenga sus gastos en consonancia con el futuro precio de venta. Por ejemplo, una cocina de $100,000 en una casa que no se vendería por más de $300,000 probablemente sea una mala inversión – no obstante, una mejora por valor de $10,000 o menos podría contribuir a una venta más rápida, cuando llegue el momento.
  • ¿Cuánto tiempo viviré en la casa después de las reformas? Recuerde que las cifras de la revista Remodeling abarcan solamente un año de recuperación de costos en proyectos de remodelación. La gente realiza reformar por diferentes motivos: para hacer la vivienda más acogedora o para que sea más fácil venderla. Cuanto más tiempo pase en la vivienda, mayor será el aprovechamiento de la inversión – pero si necesita venderla pronto, piense cuidadosamente cuánto necesita gastar para atraer a un comprador.
  • ¿Esto hará que aumenten excesivamente los impuestos sobre mi propiedad? Los proyectos de remodelación que aumentan el tamaño de la vivienda pueden aumentar también los impuestos sobre la propiedad. Debe pensar en el posible impacto que causaría el impuesto sobre la propiedad, no solo para usted sino también para el futuro comprador. Puede consultar al organismo local de impuestos residenciales para determinar las tasas del impuesto sobre la propiedad que pagan las casas del vecindario "antes y después" de las reformas de ampliación. A veces, esta información está disponible en los respectivos sitios web. Si conoce a un agente inmobiliario con vastos conocimientos de su vecindario, podría conversar con respecto a este asunto.

Considere consultar con expertos que puedan responder preguntas básicas relacionadas con esta decisión. Comience con profesionales en finanzas que puedan ofrecerle una segunda opinión sobre lo que tiene previsto hacer, cuánto quiere gastar y qué cuestiones impositivas aplicarían al momento de vender. Si necesita pedir un préstamo para hacer las reformas, es hora de verificar que sus informes de crédito (https://www.annualcreditreport.com/index.action) sean precisos y que esté precalificado o preaprobado para el préstamo necesario.

Para cerrar, haga sus tareas antes de renovar su vivienda.

En resumen: En 2016, las reformas de la vivienda están lejos de ser un jonrón. Debe tener en claro cuánto tiempo prevé permanecer en la vivienda antes de comenzar y asegurarse de que el trabajo de mejora elegido tenga sentido en el mercado local, de lo contrario, no recuperará el dinero de la inversión.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir