facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

October 3, 2014

Para millones de estadounidenses, la inscripción abierta para los beneficios provistos por el empleador de 2015 ya está a la vuelta de la esquina. Aunque puede ser tentador optar simplemente por la misma cobertura que tiene este año, eso podría costarle cientos, o miles, de dólares en ahorros fiscales.

¿Logré llamar su atención?

Averigüe si su empleador ofrece cuentas de gastos flexibles (FSA, por sus siglas en inglés). Con estas cuentas, usted puede pagar de su bolsillo ciertos gastos médicos y/o del cuidado de sus dependientes con dólares pre-fiscales, es decir, antes de que se le deduzcan de su sueldo los impuestos federales, estatales, locales y del Seguro Social.

Además, averigüe por los planes para gastos de transporte, en los que puede pagar por determinados gastos de traslado a su trabajo y estacionamiento con dólares antes de impuestos. Aportando a una cuenta FSA o a un plan para gastos de transporte para cubrir gastos que tendría que pagar de todos modos, puede reducir sus ingresos imponibles, lo que a su vez disminuye su cuenta fiscal.

Así es como funciona: Supongamos que usted es casado y entre los dos ganan U$S90.000 al año y aportan el 5 por ciento a un plan 401(k). Si aportan U$S2.000 a una cuenta FSA para gastos de salud y U$S4.000 para gastos de dependientes, sus ingresos netos resultantes, después de impuestos, serían de apenas U$S1.700 más que si hubiera pagado dichos gastos en base post-impositiva. Use el calculador de FSA de www.dinkytown.net para evaluar su propia situación.

Y, con un plan para gastos de transporte, puede usar dólares antes de impuestos para pagar hasta U$S130 por mes de gastos de transporte (ómnibus, tren, auto compartido, etc.) y U$S250 por mes de gastos de estacionamiento y obtener el mismo tipo de beneficio fiscal.

Puede usar una cuenta FSA de salud para pagar cualquier gasto médico autorizado por el IRS que no esté cubierto por su plan médico, odontológico u oftalmológico. Esto incluye deducibles, copagos, ortodoncia, anteojos, medicamentos recetados, quiropráctica, programas para dejar de fumar y mucho más. Nota: Los medicamentos de venta libre, con excepción de la insulina, deben estar recetados por un médico para estar cubiertos. (Ver la Publicación 502 del IRS).

Las cuentas FSA para cuidado de dependientes le permite usar dólares pre-impositivos para pagar determinados gastos relacionados con el cuidado de sus hijos, cónyuge, padres u otro dependiente que no pueda cuidarse solo. Los gastos elegibles son:

  • Cuotas de la guardería infantil y centros de atención para adultos.
  • Costo de los servicios prestados dentro o fuera de su casa para que usted y su cónyuge puedan trabajar, buscar trabajo o asistir a la escuela todo el día.
  • Programas antes y después del horario escolar para dependientes menores de 13 años.
  • Cuidado de bebés por familiares mayores de 19 años que no dependan de usted.

Para algunas familias de bajos ingresos, el crédito fiscal por cuidado de dependientes del impuesto federal a las ganancias es más ventajoso que una cuenta FSA, por lo que le recomiendo hacer números o preguntar a un experto fiscal qué alternativa le conviene más. Nota: No se puede declarar los mismos gastos en ambas ventajas fiscales.

Tenga en cuenta las siguientes restricciones con respecto a las cuentas FSA:

  • El IRS limita los aportes del empleado a las cuentas FSA de salud a U$S2.500 por año.
  • El límite de aporte a una cuenta FSA para cuidado de dependientes es de U$S5.000 si es soltero o si es casado y presenta la declaración fiscal junto a su cónyuge.
  • Los aportes a las cuentas de gastos de salud y cuidado de dependientes no son intercambiables.
  • Fuera del período de inscripción abierta, solo se pueden realizar cambios en las cuentas FSA si le ocurre un hecho de vida importante o se produce algún cambio en su situación familiar.
  • Debe volver a inscribirse en las cuentas FSA todos los años.

También deberá calcular bien los gastos previstos de la cuenta FSA de salud, o correrá el riesgo de perder el saldo de la cuenta no utilizado. Los empleadores pueden optar por: ofrecerle un período de gracia de hasta 2 ½ meses después de la finalización del año del plan para incurrir en gastos, o bien permitirle trasladar un saldo de hasta U$S500 al año siguiente.

Con los planes para gastos de transporte, puede cambiar el monto del aporte a lo largo del año cada vez que se modifiquen sus necesidades; también puede trasladar los fondos no utilizados de un mes a otro.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir