facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

March 17, 2017

No eres el único que siente miedo al recibir una carta del Servicio de Ingresos Internos (IRS por sus siglas en inglés). Para algunos es nada más que un aviso de que van a recibir un reembolso, pero la mayoría piensa en lo peor – una auditoría.

Errores en la Declaración de Impuestos Podría Llevar a una Auditoría

Para el hogar promedio los temores son infundados. Solamente uno por ciento de los contribuyentes es auditado, y el IRS se enfoca desproporcionalmente en los contribuyentes de altos ingresos.

Si eres auditado, no va a ser como lo imaginas. Una auditoría podría centrarse en una sola entrada, crédito o cifra en particular, y es posible que sólo tengas que enviar por correo o por fax una copia de la documentación pertinente, como un reporte de seguro o recibo.

Sin embargo, una auditoría no es divertida. En el mejor de los casos, necesitas tomarte el tiempo para buscar en tus archivos y responder. En el peor caso, tienes que hacer todo eso así como pagar las multas y el interés.

¿Qué puedes hacer para reducir el riesgo de una auditoría? Las auditorías, también conocidos como examinaciones, podrían ser el resultado de una selección aleatoria, documentos incomparables, desviación de las "normas" esperadas para retornos similares o conexión a alguien que está siendo auditado. Pero hay unas cosas que puedes hacer para minimizar la posibilidad de ser auditado.

  • Anota toda tu información correctamente. Tómate el tiempo de hacer una doble verificación de la información que anotaste preparando tu retorno de impuestos. Un nombre mal escrito o un número equivocado podría llevar a una examinación.
  • Incluye la información de cada formulario con tu retorno. Cuando cualquiera organización te mande un formulario de impuestos, también manda una copia al IRS. El IRS tiene un sistema automatizado que puede marcar un retorno cuando no incluyes la información de uno de los formularios que recibiste.
  • No trates un hobby como un negocio. Puedes disfrutar de tu hobby y de vez en cuando ganar algo de dinero, pero no significa que es un negocio. Los gastos de los hobbys y de los negocios son tratados en forma diferentes y no puedes reclamar una pérdida de tu hobby. Si lo intentas, podría ser una advertencia.
  • Debes saber las reglas de oficinas en casa. Muchos propietarios de pequeñas empresas y contratistas trabajan desde casa, pero eso no significa automáticamente que puedes reclamar la deducción de oficina en casa. No puedes reclamar una recámara para huéspedes donde trabajas de vez en cuando – el cuarto, (o una parte del cuarto) debe ser exclusivamente y regularmente usado para los negocios.
  • Solamente reclama el EIC si tienes ingreso de trabajo. Para calificar para el Crédito del Ingreso de Trabajo (EIC por sus siglas en inglés), necesitas tener ingreso de trabajo, como sueldos y salarios, por todo el año. Otros tipos de ingresos, incluyendo pensión alimenticia, manutención de menores, beneficios de desempleo y Seguro Social no te calificarán para el EIC.

Trabajando con un preparador de impuestos profesional, como un contador público certificado (CPA por sus siglas en inglés) o un agente inscrito (EA por sus siglas en inglés) podría ayudarte a evitar errores, pero no te garantiza que no vas a ser auditado. A veces te ofrecen, por una cuota, otros tipos de apoyo similares con software para preparación de impuestos en línea. En los dos casos, si tienes que pagar más impuestos, podrían pasarte la cuenta.

No dejes que el miedo te cueste. Algunos contribuyentes evitan reclamar créditos y deducciones legítimas porque temen una auditoría. Eso podría ser una opción costosa. Sólo hay una pequeña posibilidad de que te auditen, y podría ser rápido y relativamente indoloro – especialmente si mantienes buenos registros.

El miedo también lleva a miles de personas a caer víctimas de estafas relacionadas con los impuestos. Los ladrones pueden imitar a un agente del IRS, pero el IRS nunca llamará o enviará un correo electrónico solicitando un tipo específico de pago. El IRS sólo inicia el contacto con los contribuyentes por correo, y si debes dinero puedes elegir entre varios métodos de pago.

En resumen: Aunque no hay forma de garantizar que el IRS no te hará preguntas sobre tu retorno de impuestos, no dejes que el miedo de una auditoría te impida usar los créditos o deducciones que puedes reclamar legítimamente. La presentación de una declaración completa y precisa podría ayudar a minimizar las posibilidades de una auditoría, y si recibes un aviso, puedes resolver rápidamente el problema siguiendo las instrucciones.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir