facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

January 2, 2015

La frase “achicar gastos para el retiro” es muy popular entre la generación de la posguerra, cuyos representantes más jóvenes cumplieron los 50 el año pasado.

Esto nos lleva a hablar sobre la transición, durante la cual se puede empezar a comprar menos, vender, regalar o donar bienes que ya no se necesitan, y mudarse a una casa más pequeña para poder tener un retiro más cómodo y asequible.

Si ha ahorrado diligentemente y ha planificado bien su retiro, la mayoría de los expertos dicen que debería comenzar la transición entre tres y cinco años antes de retirarse. Si sus finanzas para el retiro no son tan estables, lo más inteligente es iniciar la transición lo antes posible mientras el tiempo esté de su lado.

El Demand Institute, un comité de asesoramiento sin fines de lucro creado por los gigantes de la investigación comercial Nielsen y The Conference Board, informó en octubre pasado (http://www.demandinstitute.org) que, de no haber ocurrido la crisis de 2008 y su efecto en el empleo, las inversiones y los precios de las propiedades, la generación de la posguerra tendría, en términos generales, un patrimonio neto casi 2,5 veces mayor que el que tiene hoy.

Esta es una razón más que válida para que muchos estadounidenses revisen y posiblemente “reprogramen” sus relojes para el retiro. Estas son algunas sugerencias para ayudarlo a saber cómo está hoy dentro del espectro pre-retiro y qué cambios podría realizar:

Revise su plan de retiro. Hable con un asesor financiero, fiscal y/o inmobiliario para evaluar sus actuales estrategias y fíjese –o vuelva a fijarse—una meta y fecha razonable de ahorros para el retiro. Consulte a sus amigos o familiares si conocen a algún asesor u otros profesionales confiables, o averigüe en el Colegio de Contadores Públicos de su estado, en la Asociación para el Asesoramiento, Planificación y Educación Financiera o en el Consejo de Normas para el Planificador Financiero Profesional.

Evalúe si vale la pena mudarse. Los grandes destinos para personas retiradas ofrecen mucho más que un buen clima, viviendas económicas e impuestos accesibles. Piense si quiere estar cerca de la familia, en una pujante comunidad artística o en un centro de cuidados de alta calidad. ¿Por dónde empezar? Seguramente habrá visto en las revistas las populares listas de comunidades para personas retiradas, y se habrá quedado pensando. Hay organismos nacionales como el Consejo para la Investigación Comunitaria y Económica (https://www.c2er.org), que presenta un índice del costo de vida anual para más de 300 áreas urbanas de EE.UU.

Pida tasaciones realistas de sus bienes. Aun con una economía creciente y un mercado inmobiliario en recuperación, muchos propietarios necesitan saber realmente cuánto cuestan sus casas. Lo mismo ocurre con otros objetos de valor como antigüedades, joyas y obras de arte. Para tasar su casa, consulte con un asesor inmobiliario y averigüe en línea los precios de las propiedades vendidas en su área en el último año o dos. En cuanto a los objetos de valor, consulte en los mercados correspondientes (desde tasadores profesionales hasta eBay) para vender, regalar o donar esos objetos y asesórese siempre con un experto fiscal antes de hacerlo.

Aclare su panorama fiscal. Si obtiene una ganancia importante por su casa, puede tener que pagar impuestos sobre la venta. Las reglas actuales del IRS permiten a la mayoría de las parejas excluir de sus ingresos imponibles hasta U$S500.000 de la ganancia por la venta de su casa, y a los solteros, hasta U$S250.000. Consulte con su asesor fiscal y la Publicación 523 del IRS (http://www.irs.gov/uac/Publication-523,-Selling-Your-Home-1), “Vendiendo su casa”. Además, tenga en cuenta los impuestos inmobiliarios locales y estatales si está pensando en mudarse a otro estado.

Decida qué hará después de retirarse. Después de retirarse, podría tener unos 20 o 30 años por delante todavía. Si espera seguir trabajando, comenzar un negocio o dedicarse a viajar y hacer actividades de ocio, estas metas futuras deben alinearse con su plan de retiro actual.

En resumen: Todos deberían realizar una “evaluación final” para el retiro. Esto significa, revisar las inversiones, el estilo de vida que desea tener y la posibilidad de seguir trabajando después de retirarse, para poder adaptar la conducta financiera en consecuencia.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir