facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

October 23, 2015

Aun cuando se mude dentro de su misma ciudad, seguramente le costará más de lo que piensa.

Moving Soon? Keep Costs Under Control

Según las últimas cifras de la Asociación Americana de Mudanzas y Almacenamiento, el costo promedio de una mudanza profesional dentro del mismo estado –en base a 7.570 libras de cargamento—es de $1.170. El costo promedio de una mudanza a otro estado es de $5.630.

¿Cómo puede controlar los gastos de la mudanza? Empiece por hacer una lista con todos los datos y considerar todos los costos y aspectos personales de una potencial mudanza. Puede incluir también una lista de pros y contras de las consecuencias concebibles de la mudanza en su economía y su estilo de vida –los verdaderos costos y beneficios de la mudanza a largo plazo. Si decide que vale la pena mudarse, entonces tenga en cuenta estos pasos:

Busque asesores confiables. Independientemente de que quiera vender su casa a través de un agente inmobiliario o no, la mayoría de ellos ofrecen la tasación de su propiedad sin cargo y sugieren reparaciones o mejoras que podrían maximizar el precio de venta. Si tiene un planificador financiero o asesor fiscal profesional, consulte con él el efecto que podría tener la mudanza en sus finanzas. Además, si está vendiendo su propiedad, busque un abogado de bienes raíces con experiencia que revise el contrato de la inmobiliaria y el de compra-venta.

Obtenga varios presupuestos de empresas de mudanzas. Llame a dos o tres empresas de mudanzas profesionales registradas en el Departamento de Transporte de EE.UU. (DOT) (http://ai.fmcsa.dot.gov/hhg/search.asp) para que visiten su casa o departamento y así tener una idea de lo que quiere llevarse realmente y si puede pagar servicios de lujo, como embalaje o almacenamiento. Hay varios recursos en Internet que pueden ayudarlo a evaluar estos costos.

Cuídese de las estafas. Noticias recientes informan sobre una nueva tendencia delictiva llamada “cargamento rehén”, una práctica en la que empresas de mudanzas inescrupulosas exigen a los clientes más dinero para entregar el cargamento. Sería bueno obtener referencias de amigos o asesores de confianza para dar con una buena empresa de mudanzas profesional registrada. El Departamento de Transporte de EE.UU. ha lanzado el sitio “Proteja su mudanza” (http://www.fmcsa.dot.gov/protect-your-move) que permite descargar una guía de protección contra estafas de mudanzas y ofrece consejos para investigar y contratar a una empresa confiable.

Comience a achicarse desde ahora. Obtener un primer presupuesto de una empresa de mudanzas lo ayudará a decidir qué desea llevarse realmente. Si tiene cosas de valor que cree que puede vender, consulte con tasadores profesionales o incluso en sitios de ventas en general como eBay para tener una idea realista de su valor. De lo contrario, podría realizar ventas de garaje o donaciones para el resto de las cosas.

Asegure lo que está mudando. Más allá de los seguros que vaya a contratar en su nuevo lugar de residencia, asegúrese de tener la cobertura correcta para los bienes que está mudando. El Instituto de Información de Seguros ofrece una guía muy útil (http://www.iii.org/article/getting-right-insurance-coverage-moving) para asegurar sus cosas durante la mudanza.

Tenga una reserva de efectivo para depósitos, cargos y gastos imprevistos. Reducir los costos de la mudanza puede ayudarlo a afrontar las decenas de gastos más pequeños y a veces inesperados que pueden surgir antes, durante o después de la mudanza. Haga un presupuesto para esos costos ocultos, que pueden ser depósitos, cargos adicionales o varios viajes a la tienda de descuentos, artículos para el hogar o comestibles.

En resumen: ¿Está pensando en mudarse? Tómese el tiempo necesario y busque los recursos correctos para planificar cada aspecto de este hecho tan importante para su vida y su bolsillo.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir