facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Recursos para el Coronavirus (COVID-19)

Encuentra recursos relacionados con la salud, la seguridad, la educación y la banca para proteger tu salud y tus finanzas.

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

August 22, 2014

Hay mucha gente que redacta un testamento para que sus herederos puedan gozar de sus bienes sin problemas. Pero, ¿qué sucede si a usted le ocurre lo contrario: sus ahorros se han visto diezmados por la recesión, malas inversiones o, simplemente, por haber vivido más de lo esperado, y ahora tiene una montaña de cuentas que no puede pagar?

¿Sus hijos heredarán sus deudas cuando usted muera?

La respuesta más corta es: en la mayoría de los casos, no. Pero hay veces en que alguien puede llegar a ser legalmente responsable por el pago de sus deudas después de su muerte. Además, suele haber acreedores agresivos que persiguen y presionan a los herederos para que paguen deudas por las que no son responsables, y los herederos las pagan para que los dejen tranquilos.

Si teme que su herencia sea una pila de cuentas impagas, debe saber y estar preparado para lo siguiente:

En general, los hijos no deben hacerse cargo de las deudas no garantizadas de sus padres –como las tarjetas de crédito, los préstamos personales y las facturas médicas –que no están respaldadas con bienes físicos. Si el dinero legado no alcanza para pagar esas cuentas, los acreedores tendrán que condonarlas.

Pero, hay varias excepciones:

  • Si su hijo, cónyuge u otro familiar es co-titular de una tarjeta de crédito o préstamo (ej. hipoteca, préstamo automotor, préstamo personal), tienen la misma responsabilidad de pago que usted. Por eso debe pensarlo bien antes de aceptar ser co-titular de un préstamo.
  • Si alguien es co-titular de una cuenta suya –es decir que sus ingresos e historial crediticio fueron utilizados para obtener el préstamo o la tarjeta de crédito –por lo general, son responsables por la cancelación del saldo.
  • Las personas viudas son responsables por las deudas de su cónyuge fallecido si viven en un estado en el que se aplique el régimen de bienes gananciales.

Debe saber que los usuarios autorizados de sus tarjetas de crédito no son responsables por el pago del saldo porque no fueron los que originalmente solicitaron el crédito, sino que simplemente se “acoplaron” a su historial crediticio para comenzar a desarrollar el propio. No obstante, para evitar que los usuarios autorizados sean molestados por los acreedores después de su muerte, tal vez sea conveniente quitarlos de sus cuentas.

Si tiene deudas garantizadas pendientes al momento de su fallecimiento, como una hipoteca o un préstamo automotor, éstas deben ser canceladas con su masa hereditaria o el acreedor puede quedarse con el bien en cuestión. Por ejemplo, si estaba planeando dejarle su casa a sus hijos, ellos deberán cancelar el saldo o continuar pagando la hipoteca, los impuestos y el seguro; de lo contrario, corren el riesgo de que se ejecute la hipoteca.

Dependiendo de las leyes de su estado, hay algunos tipos de activos, como el seguro de vida y los beneficios jubilatorios, que pueden legarse a los beneficiarios sin tener que pasar por un proceso sucesorio ni ser gravados, lo cual los protege de los acreedores.

Solo tenga en cuenta que, si no designa a nadie como beneficiario de una póliza de seguro o de sus beneficios jubilatorios, los acreedores pueden recurrir a su masa hereditaria para cobrarse las deudas. Por eso, es conveniente nombrar a personas específicas como beneficiarios –y beneficiarios de respaldo, por si estos fallecen primero. Además, si su beneficiario es co-titular de alguna de sus deudas, los acreedores pueden perseguirlo para cobrar lo adeudado.

Consulte con un abogado especializado en sucesiones o una clínica legal que esté familiarizada con las leyes sucesorias y fiscales de su estado. Se suele ofrecer asistencia legal gratuita o de bajo costo para las personas de bajos ingresos.

En resumen: Si existe la posibilidad de que deje deudas impagas cuando muera, mejor alerte a su familia ahora para que juntos puedan planificar el camino a seguir. Seguramente no querrá que sus seres queridos se lleven esta desagradable sorpresa en medio de tanto dolor.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir