facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

January 20, 2017

Parecería que cada 2 o 3 semanas llega una nueva película o un nuevo show que “debemos ver”. La competencia entre las compañías de producción tradicionales y nuevas está empujando la ola de contenido de alta calidad. No me puedo quejar, pero también es difícil mantenerse al tanto. Tengo una lista creciente de cosas que quiero ver, leer o escuchar de corrido, y mientras tanto estoy pagando múltiples facturas cada mes.

Toma el Control de tu Presupuesto para Entretenimiento Electrónico

Siempre y cuando los gastos necesarios de mi familia estén cubiertos, puede que valga la pena gastar dinero en entretenimiento. Sin embargo, también he notado que si no chequeo, los gastos pueden salir de control lentamente. Preferiría encontrar formas de ahorrar dinero y hacer compras más valiosas.

Una buena forma de empezar es revisar periódicamente lo que gastas en entretenimiento, en especial en entretenimiento electrónico.

Haz un balance de tu posición actual. Determina tu punto de partida haciendo una lista de gastos que caen en la categoría de entretenimiento electrónico. Si no tienes un presupuesto en el cual puedas encontrar esta información fácilmente, revisa tus estados de cuenta bancarios anteriores o conecta tus cuentas a una app de presupuestos que pueden extraer automáticamente tu historial de gastos. Este también es un buen momento para probar diferentes apps de presupuestos y comenzar a usar la que más te guste.

Dale un segundo vistazo a los gastos tradicionales de cable o televisión por satélite. Si todavía no has “cortado el cordón” – cancelar tu servicio de cable o televisión por satélite – ahora es el momento oportuno para pensar hacerlo. Muchas opciones alternas, y frecuentemente más baratas, se han vuelto comunes incluyendo programación gratis y a la carta. Hasta los canales premium se venden por cuenta propia o como complementos económicos en otros servicios.

Probablemente no quieres cancelar el servicio entero, pero después de comparar todo por lo que pagas y lo que ves regularmente, quizás descubras que puedes estar igual de feliz con un paquete más barato.

De cualquier forma, llamar a tu proveedor de servicio regularmente para negociar tus cargos te puede ahorrar dinero. Puede que esta misma táctica funcione también con los proveedores de internet.

Considera compartir el costo con alguien más. Algunas suscripciones a servicios de entretenimiento pueden ser compartidas con amigos o familiares. Unas cuantas hasta ofrecen diferentes niveles de servicios, o paquetes familiares, que te permiten crear perfiles y transmitir en diferentes dispositivos a la vez. Aunque el precio por una cuenta de usuarios múltiples puede ser mayor, puedes ahorrar por persona.

Escoge con quien compartes tu cuenta cuidadosamente. En algunos casos el compartir una cuento con alguien que no es de la familia o miembro del hogar puede resultar en una violación de los términos y condiciones, y con algunos tipos de cuentas le podrías estar dando acceso a las otras personas a tu número de tarjeta de crédito o debito.

Haz una lista de recursos gratuitos que puedes usar. Saber en donde puedes (legalmente) ver shows y películas, incluyendo lanzamientos recientes, te puede tranquilizar si estás preocupado por cancelar un servicio.

Puedes empezar usando sitios web, basados en anuncios, que ofrecen películas y shows legalmente. Aunque hay cortes comerciales durante los videos, los servicios son completamente gratuitos y algunos tienen apps móviles que te permiten empezar o reanudar un video si estás fuera de casa.

Como de seguro sabes, hay bastantes libros, CDs y revistas gratuitas en muchas bibliotecas. Pero los sistemas bibliotecarios también se están poniendo al corriente. Algunas bibliotecas te permiten sacar libros en audio, películas y shows sin tener que ir físicamente a la biblioteca.

En resumen: Tener acceso a una amplia variedad de shows, películas y otros tipos de entretenimiento electrónico bien puede valer lo que cuesta, pero no dejes de checar tus gastos mensuales. Entre subscripciones mensuales por servicios, internet y cable podrías estar pagando varios miles de dólares al año.

Llega a un buen punto medio cancelando servicios que ya no quieras y encontrando formas de ahorrar con los que sí quieras. Usa los ahorros en algo de mayor significado. Quizás eso sea ir con amigos o familiares a un juego en vez de pagar por un servicio de televisión, o dedicar los ahorros a un objetivo diferente, tal como un fondo para la universidad o la jubilación.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir